Archivo de la etiqueta: Síndrome de Asperger

Día Internacional del Síndrome de Asperger 2014

Hoy 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger.

Estos niños presentan a menudo una sorprendente sensibilidad hacia la personalidad de sus profesores…. Pueden ser enseñados, pero solamente por aquéllos que les ofrecen una comprensión y un afecto verdaderos, gente que les trata con cariño y también con humor…. La actitud emocional subyacente del profesor influye, de modo involuntario e inconsciente, en el estado de ánimo y comportamiento del niño”.

Hans Asperger

Os dejo un vídeo para explicar a los/as compañeros/as de clase de un niño o niña con Síndrome de Asperger por qué hace o dice determinadas cosas en ocasiones y mostrarles de qué forma le pueden ayudar.

Si enseñas a no excluir, no necesitaremos hablar de inclusión…

A todos/as aquellos/as que hacen posible el éxito, ¡gracias profes!.

En los enlaces y entradas anteriores de este blog, podéis consultar recursos sobre este tema.

Asperger: recursos de ayuda para el profesorado

Os dejo un vídeo muy interesante sobre el Síndrome de Asperger elaborado por ASPERGA y dirigido principalmente a la comunidad educativa. Podéis encontrar más información en los enlaces que tenéis a la derecha de la página (categoría: Trastornos del Espectro Autista).

También os he recopilado algunas orientaciones a tener en cuenta para trabajar con el alumnado:

  1. Asegurarse de que tiene reloj para que pueda ver con facilidad el paso del tiempo.
  2. Darles más tiempo para completar y organizar sus tareas (colocar el material en la mesa, cambiar de clase, comer, organizar su mochila, vestirse después y para la clase de educación física, …).
  3. Reducir o eliminar la escritura manual (permitir que dicte o escriba en el ordenador).
  4. Utilizar agenda digital en lugar de escribir a mano.
  5. Reducir el número de problemas a resolver en una página.
  6. Utilizar preguntas tipo test: verdadero-falso, respuesta múltiple.
  7. Evitar las prisas (le impidan comprender lo que se le está diciendo, se bloquea).
  8. Establecer y enseñar rutinas para todas las actividades que suceden habitualmente en la escuela (podría tener una pequeña libreta que explique las rutinas o bien colgarlas en la clase en un poster).
  9. Proporcionar un esquema consistente y evitar los cambios repentinos. (facilitar un esquema visual de su horario diario que incorpore todas sus actividades, con la anotación al final : “ A veces el horario puede cambiar”, preparar para el cambio, actuar de manera comprensiva y flexible).
  10. Incorporar la relajación en el horario (darles tiempo para calmarse, llevarles a un lugar seguro o una zona fresca donde pueda ir a calmarse y después volver, no confundirlo con el tiempo fuera para castigar).
  11. Crear una agenda equilibrada que conserve la energía (evitar el desgaste controlando las demandas del horario diario, priorizar las actividades más importantes que el niño debe adquirir, alternar actividades (difíciles y fáciles, favoritas y no favoritas), proporcionar tiempo de descanso en el horario).
  12. Proporcionar apoyos visuales (mapa de la situación de las clases, listado de clases, de libros necesarios para cada clase, de rutinas para cada clase, de deberes, de recordatorios de exámenes, …).
  13. Simplificar el lenguaje (decir su nombre y tocar su mesa antes de dar la instrucción, decir específicamente lo que tiene que hacer descomponiendo la tarea en pequeñas partes, apoyar las instrucciones verbales con imágenes, gestos, demostraciones escritas, asegurarse de que está comprendiendo lo que se le dice,  que lo demuestre, no conformarse con respuestas si o no).
  14. Enseñar las normas implícitas del currículum (tienen dificultades en entender estas normas sutiles no escritas que guían y dictan el comportamiento social en diferentes contextos). Ejemplo: Norma para la claseHay que limitar las preguntas a aproximadamente 5 durante la clase. Si continuas preguntando, esto puede molestar a tus compañeros y a tu profesor.
  15. Hablar en tono calmado, expresando la información en una secuencia lógica, modelando una aceptación positiva (para prevenir el Bullying).
  16. Decir lo que estás haciendo en voz alta (ayuda al alumno a centrarse en la tarea, a prepararse- anticiparse para una actividad inminente).
  17. Alabar sus intentos a pesar de que fracase, especialmente si es la primera vez que realiza una tarea o inicia una interacción (por ejemplo con compañeros en el patio), así como sus éxitos. Asegurarse de que ha entendido el por qué del refuerzo para que no realice atribuciones incorrectas.
  18. Escuchar y animar al alumno a clarificar lo que quiere decir (para poder detectar el significado real del mensaje).
  19. Proporcionar información y seguridad de manera frecuente (se trata de evitar la incertidumbre para prevenir la ansiedad). Para ello podemos: revisar de manera frecuente el trabajo del alumno, dar información sobre cómo tiene que realizar la actividad (marcar la dirección), verbalizar comentarios positivos sobre su trabajo, utilizar reloj visual, referirse al horario diario, etc).

Espero que el post os haya sido útil en vuestro trabajo diario!!

Día Internacional del Síndrome de Asperger

Cada 18 de febrero, se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger, en el que se organizan distintas actividades para dar a conocer este desconocido trastorno y así fomentar la tolerancia y comprensión hacia estas personas.

Dicho síndrome debe su nombre a su descubridor, Hans Asperger, médico austriaco nacido el 18 de febrero de 1906, quien identificó un patrón de comportamiento y habilidades que se repetía entre sus pequeños pacientes, predominantemente en niños varones; este patrón incluía “ausencia de empatía, reducida habilidad para las relaciones sociales, conversaciones solitarias, un profundo arraigo a un interés especial y movimientos torpes”. Asperger llamaba a sus pacientes “pequeños profesores” debido a sus extensos conocimientos sobre un tema de interés particular. Publicó la primera definición del síndrome de Asperger en 1944, bajo la denominación de “psicopatía autística”.

Desafortunadamente, Asperger falleció antes de que la definición de este patrón fuera reconocida. No fue hasta los años 80 que la investigadora británica Lorna Wing recuperó el trabajo realizado por Asperger, siendo la primera en denominarlo: Síndrome de Aspergeren un trabajo publicado en 1981.

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que conlleva una alteración en tres áreas nucleares: interacción social, lenguaje/comunicación y flexibilidad mental/comportamental. Las personas que lo presentan tienen un aspecto físico normal, un nivel intelectual dentro del promedio, o incluso superior a la media y no tienen retraso en la adquisición del habla. Sus dificultades sociales suelen atribuírseles a problemas de adaptación o personalidad, por lo que muchas veces se conoce como el síndrome invisible.

A pesar de ser poco conocido, es un trastorno muy frecuente que se presenta, según estudios recientes entre 3 y 5 de cada mil niños.

Cada persona con Síndrome de Asperger es única y diferente a las demás, y en esta diversidad influyen varios factores: su personalidad, su inteligencia, sus áreas de interés (que pueden ir desde los dinosaurios, los trenes o los ordenadores hasta la música, las ciencias o la astronomía), el contexto familiar, educativo y social que le rodea, la presencia de sintomatología añadida (como ansiedad u obsesiones), o la intervención que ha recibido a lo largo de su vida.

La necesidad de un diagnóstico exhaustivo y diferencial es imprescindible para romper las barreras que sufren estas personas, evitar el aislamiento y mejorar su integración social.

Normalmente, un niño con Síndrome de Asperger suele presentar algunas de estas características:

  • Se relacionan mejor con los adultos que con sus iguales.
  • Les cuesta entender las reglas de los juegos.
  • En los recreos, suelen estar solos.
  • No suelen mostrar interés por los deportes en equipo.
  • Falta de empatía. Dificultad para entender los sentimientos de otra persona.
  • Tienen más rabietas de lo habitual ante situaciones adversas o imprevistas.
  • Son inocentes socialmente, ingenuos, sinceros.
  • No suelen mirar a los ojos cuando hablan.

  • Cuando les llaman, parecen no oír o “estar en su mundo”.
  • Interpretan las frases literalmente.

  • No entienden ciertos chistes, bromas, ironías, dobles sentidos o sarcasmos.
  • La entonación de voz puede ser alta, peculiar y monocorde.

  • Lenguaje en ocasiones pedante y excesivamente formal, con un extenso vocabulario.

  • Suelen hablar mucho de lo que les interesa, aunque aburran a su interlocutor.

  • Les cuesta seguir una conversación larga. Cambian de tema.




  • Están fascinados por algún tema en particular y buscan con avidez información sobre ese tema: vehículos, astronomía, geografía, historia, matemáticas, ciencias, etc.
 Preguntan obsesivamente sobre el tema.
 La concentración en sus temas de interés les aísla de su entorno.



  • Necesitan que su entorno sea predecible. Preferencia por la rutina.
 Tienen rituales o manías que necesitan realizar.

  • Tienen poco equilibrio y a menudo, se les caen las cosas; así como dificultad para vestirse, abrocharse los botones o atarse los cordones.
  • Suelen tener dificultades grafomotoras considerables que hacen que escribir les resulte difícil. El esfuerzo que supone escribir puede provocarles cansancio repentino, empeorando de forma importante la calidad de su grafía.
 Suelen mostrar más dificultades con la escritura cuando están ansiosos.


  • Memoria excepcional para recordar determinados datos y fechas.

  • Miedo o angustia ante determinados sonidos, olores y luces