Siento tu ternura

Si algún elemento da belleza y sentido a la vida, ése es, sin duda, la ternura.

La ternura es una invitación al amor. Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en la caricia, en el detalle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo entregado y sincero.

Decía Oscar Wilde que en el arte como en el amor es la ternura lo que da la fuerza. Mahatma Gandhi apuntaba en la misma dirección cuando decía que un cobarde es incapaz de mostrar amor.

Expresar la ternura con libertad, con naturalidad implica, por tanto, sinceridad, confianza y seguridad en uno mismo porque se muestra sin barreras, sin miedo. Sin ella no hay entrega. Y lo más paradójico es que su expresión no es ostentosa, ya que se manifiesta en pequeños detalles: la escucha atenta, el gesto amable, la demostración de interés por el otro, sin contrapartidas.

Gracias a la ternura, las relaciones afectivas crean las raíces del vínculo, del respeto, de la consideración y del verdadero amor. Sin ternura es difícil que prospere la relación de pareja, pero además, es gracias a la ternura que nuestros/as hijos/as reciben también un sostén emocional fundamental para su desarrollo como futuras personas adultas.

La ternura hace fuerte el amor y enciende la chispa de la alegría en la adversidad. Gracias a ella, toda relación deviene más profunda y duradera porque su expresión no es más que un síntoma del deseo de que el otro esté bien.

Acariciar la mano, la frente, la mejilla de una persona es un gesto tierno de comunicación afectuosa y de apoyo en la fragilidad. Apretar la mano, sostener la mirada en los ojos (sí, sostenerla) desencadena blandura y sonrisa incluso en quien está aplastado por el sufrimiento o por el dolor, genera agradecimiento y gracia, provoca encuentro.

Si ser tiernos/as fuera de débiles, deberíamos apuntarnos todos esa debilidad, que en el fondo, es la que nos define como humanos, como necesitados/as unos/as de otros/as.

Adaptación texto original de Alex Rovira

foto caballo

EMDR con Ana Gómez

Acabo de llegar de dos talleres de Ana Gomez en Madrid, un auténtico lujo poder aprender de una de las mejores psicoterapeutas en trauma infantil del mundo.

Ana Gómez es colombiana, afincada en Phoenix (Arizona-USA), psicoterapeuta desde hace 22 años, terapeuta EMDR certificada por The EMDR International Association (EMDRIA).

https://www.anagomez.org

Nos ha enseñado muchisimas herramientas para abordar el trauma complejo desde el abordaje EMDR y nos ha hablado sobre intervenciones somáticas desde una perspectiva integradora (EMDR, Terapia Sensoriomotriz, Terapia del Juego, Theraplay, Mindfulness).

“Tenemos que ser amigos de las emociones porque tienen mensajes para nosotros, escuchemos pues… si les abrimos la puerta ya podrán ir a donde tengan que ir…”

“El cuerpo no nos miente, nos manda señales todo el tiempo, no tiene capacidad de negación. En la mente puedo entender que soy capaz, pero en el cuerpo No. ¿Cómo hacernos amigos de nuestro cuerpo?”…

El fin de semana que viene, Ana nos hablará sobre cómo trabajar el apego desorganizado con los niños y sus padres. Otro auténtico placer…

Gracias a la Asociación EMDR España por traerla!.

ana gomez 2ana gomez

EMDR, una clara explicación del modelo y de cómo funciona

EMDR significa “Desensibilización y Reprocesamiento por medio del Movimiento Ocular” y es una manera de integrar o metabolizar el modo en que los malos recuerdos están almacenados en el cerebro.

Mientras vivimos, el cerebro está constantemente reuniendo, filtrando y almacenando información. La mayor parte de la información que recibe se resuelve y finalmente se integra en la corteza cerebral (está en el hemisferio izquierdo del cerebro) a medida que se procesa en la mente.

Cuando se produce un trauma, el cerebro izquierdo (lógico) se cierra y la información que emana de los sentidos es capturada por el cerebro derecho (creativo) y su peor parte (la más traumática) es almacenada en las regiones más bajas del cerebro (sistema límbico). El cuerpo/mente entra en modalidad de lucha, huida o congelamiento. Lo único que cuenta es la supervivencia.

El problema es que después que cesa la perturbación, el cerebro acarrea su recuerdo hacia el futuro. Esos recuerdos pueden ser imágenes perturbadoras, emociones desagradables, enojosas, tristes o temibles; sensaciones corporales ansiosas y pensamientos autocríticos sobre el propio yo. Están almacenados en la región del cerebro que se llama la amígdala y el hipocampo (del sistema límbico del cerebro) como recuerdos congelados y fragmentados, inmediatamente accesibles y siempre disponibles. Estos recuerdos están atascados en el cerebro límbico y no solo son muy difíciles de erradicar, sino que se activan disparándose rápidamente y reproduciéndose una y otra vez.

“Hablar sobre las experiencias” ayuda, pero muy a menudo no es suficiente. Los medicamentos, tales como antidepresivos o ansiolíticos pueden ayudarlo a sobrellevar los síntomas aunque no resuelven el problema subyacente. La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser útil, pero puesto que trata principalmente con el “pensamiento a nivel del cerebro que está desactivado” y ya que la fuente del problema (la emoción almacenada) se halla debajo del nivel pensante, no es una respuesta total. Cambiar el pensamiento no cambia los sentimientos que lo impulsan, en el nivel más profundo.

Con mucha frecuencia, el resultado es cierta forma de auto desvalorización y/o autodestrucción.

Con EMDR, revisamos las perturbaciones y revivimos las imágenes, emociones, sensaciones corporales y sentimientos negativos de uno sobre los problemas. Mientras hacemos eso, también usamos estimulación bilateral (movimientos oculares, sonido o toques) para permitir que el cerebro procese los sentimientos, pensamientos y sensaciones corporales negativos almacenados. Cuando eso sucede, el cerebro encuentra un modo de poner en marcha la función de procesar que posee naturalmente y que en el pasado no pudo usar por la intensidad desmedida del hecho vivido.

En el procesamiento la experiencia desagradable se modifica, las imágenes pierden impacto, aparece disminución de las emociones negativas, relajación corporal y una comprensión distinta. Ello sucede porque la situación se integró con información adecuada.

Uno se encuentra en el proceso captando los cambios y muchas veces se asombra de lo que sucede, porque aparece el cambio sin la intención de hacerlo. La experiencia de una persona al poder expresar “Es cierto de niño no pude defenderme, pero ahora como adulto tengo opciones. No tengo que temer“, y observarse que esas palabras son sentidas como totalmente verdaderas , y que cambian los sentimientos, se relaja el cuerpo y siente que ahora si puede enfrentar la situación, es muy impactante.

¿Que pasó?… esa persona al reprocesar pudo desensibilizar los desagradables sentimientos de la experiencia y los pensamientos ahora van a estar basados en los “hechos vistos desde una perspectiva apropiada” de la situación real y no tanto en los sentimientos negativos subyacentes (como era en el pasado).

Os dejo la entrevista a Tal Croitoru, dónde explica de una forma muy clara qué es el EMDR y cómo  funciona.

Fuente: http://www.emdribargentina.org/

Por una paternidad corresponsable

La conciliación entre la vida personal, familiar y laboral y, la corresponsabilidad en el ámbito doméstico y familiar: los grandes retos del siglo XXI.

Las medidas de conciliación se han dirigido fundamentalmente a las mujeres, contribuyendo a que la conciliación se considere como un “problema exclusivo de las mujeres”. Sin embargo, la corresponsabilidad implica una actitud sensible de las organizaciones hacia esta cuestión que supone el desarrollo de una nueva cultura de la organización. Por ello, esta cuestión debe ser abordada desde la perspectiva de la igualdad de oportunidades que es uno de los principios rectores de las políticas europeas, de la legislación comunitaria así como de la Estrategia Europea para el Empleo.

El éxito de las medidas que tienen en cuenta el enfoque de la corresponsabilidad radica en su universalización, es decir, se aplican tanto a trabajadores como a trabajadoras ya que su finalidad es promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Por el contrario, si estas medidas van dirigidas tan solo a las mujeres, se perpetuarán los efectos perversos, la discriminación y, las empresas seguirán percibiendo que el hecho de contratar a una mujer conlleva más costes.

Teniendo todo esto en cuenta y con motivo del Día del Padre, UGT ha hecho un llamamiento a la paternidad corresponsable en una nueva campaña destinada a los hombres trabajadores y que lleva por título: Nosotras conciliamos. ¿Vosotros conciliáis?. El folleto ha sido presentado junto a un informe que lleva como encabezamiento: Trabajar igual, cobrar igual, conciliar igual.

http://www.feteugt.es/Data/UPLOAD/UGT-conciliacion-trabajadores-folleto.pdf

http://www.feteugt.es/ugt-conciliacion-trabajadores-informe-5290330720150317

Según el informe, sólo el 15,9% de los hombres trabajadores disfruta de derechos laborales asociados a la paternidad como excedencias, reducciones de jornada o permisos transferibles como el de lactancia, frente al 84% de las madres que adoptan alguna de estas posibilidades. Asimismo, sólo un 2,1% de hombres frente a un 21,1% de mujeres redujeron sus jornadas en 2013 (en un tiempo igual o superior a un mes para cuidar de menores de ocho años), al igual que sólo un 5,5% de ellos se acogieron a una excedencia para cuidar a sus hijos, y un 14,78% lo hicieron para cuidar de otros familiares.

Además, España es el cuarto país de la UE en el que las mujeres dedican más tiempo al hogar: el 91,9% de ellas una media de cuatro horas y treinta minutos, y sólo el 8% de hombres dos horas y treinta minutos.

Traducido en puestos de trabajo, esta labor de las mujeres en el cuidado de su casa, sus hijos/as y familiares dependientes, es el equivalente a lo que tendrían que realizar 10 millones de nuevos trabajadores/as y si se remunerase, rondaría en total los 280.000 millones de euros anuales!.

Con todos estos datos yo me pregunto si como sociedad, ¿les estamos fallando a nuestros niños?. Los estereotipos de género siguen siendo una armadura dolorosa que nos impide la plenitud y el desarrollo como mujeres y hombres plenos, como seres humanos completos. Quizá haya llegado la hora de que los hombres se quiten la máscara…

http://therepresentationproject.org/films/the-mask-you-live-in/

poster a mask