Menores y conflictos armados

En los últimos años, los órganos de las Naciones Unidas encargados de la protección de los/as niños/as han destacado con preocupación que la naturaleza y las tácticas evolutivas de los conflictos armados están generando amenazas sin precedentes para los/as niños/as. La falta de frentes claros de batalla y de adversarios identificables, el creciente recurso a las tácticas terroristas por algunos grupos armados y ciertos métodos utilizados por las fuerzas de seguridad han hecho que los niños y las niñas sean más vulnerables.

A pesar de que las condenas dictadas representan considerables avances y constituyen un claro mensaje de que el reclutamiento de menores es un crimen de guerra, todavía se sigue reclutando niños y niñas en algunos países para formar parte de grupos armados o fuerzas armadas (actualmente se calcula que hay más de 250.000 menores que participan activamente en conflictos armados en 21 países). Son utilizados como escudos humanos, para fabricar y colocar artefactos explosivos improvisados, perpetrar ataques suicidas, actuar como informantes, mensajeros, guías o escoltas, portar armas, participar en ataques, cometer violaciones, secuestrar y reclutar personas, vigilar puestos de control, portear provisiones y cargar con los objetos saqueados, etc.

Especialmente grave es la situación de las niñas, utilizadas también como esclavas sexuales u obligadas a casarse; la violación no sólo obstaculiza cualquier posibilidad de contraer matrimonio, sino que también puede tener consecuencias aterradoras: embarazos no deseados, VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), deshonor, trauma psicológico; de esta manera son forzadas a depender del grupo que las recluta, incapaces o demasiado temerosas para encontrar una salida.

Otra tendencia constante es la práctica consistente en detener y encarcelar a niños/as con o sin cargos penales por considerar que constituyen una amenaza para la seguridad nacional por el hecho de su presunta pertenencia a un grupo armado o por actos cometidos durante su participación en hostilidades. Los/as niños/as capturados son frecuentemente privados de libertad durante largos períodos de tiempo, en deficientes condiciones y en algunos casos sin que puedan acceder a una defensa jurídica ni conseguir una revisión judicial que valore la legalidad de su privación de libertad. Cuando están privados de libertad, los/as niños/as son particularmente vulnerables a las violaciones de los derechos humanos, incluidos los tratos degradantes e inhumanos, y, en algunos casos, la tortura. Este patrón observado de malos tratos incluye la violencia física, las agresiones sexuales y las amenazas de violación, las prolongadas posturas extenuantes, la utilización de instrumentos dolorosos para limitar sus movimientos, la reclusión en régimen de aislamiento, la desnudez forzada y la privación de alimentos, agua y servicios básicos.

Al tiempo, las escuelas siguen siendo atacadas y utilizadas con fines militares; recientemente se ha observado como se han utilizado como cuarteles, almacenes de armas, centros de mando, lugares de detención y de interrogatorio y posiciones de ataque con armas de fuego y de observación. Esa utilización de las escuelas no solo da lugar a una disminución de la matriculación y a elevadas tasas de abandono escolar, especialmente entre las niñas, sino también a que puedan ser consideradas objetivos legítimos de ataque.

Asimismo, los ataques con vehículos aéreos no tripulados han producido víctimas entre los/as niños/as y han repercutido gravemente en su salud psicosocial, especialmente por lo que respecta a su acceso a la educación; por ejemplo, en algunas situaciones, los niños y las niñas han dejado de asistir a la escuela por temor a los ataques con vehículos aéreos no tripulados.

Por otra parte, los conflictos armados también has creado un entorno en el que se ha vuelto extremadamente difícil llegar hasta las poblaciones afectadas para brindarles asistencia humanitaria. La atención médica sigue siendo insuficiente en las zonas en disputa, y muchos niños y niñas han perdido la vida a consecuencia de sus heridas por falta de atención adecuada u oportuna.

Por último, los enfrentamientos siguen forzando a la población a abandonar sus hogares; las últimas cifras de que disponen las Naciones Unidas indican que hay más de 1,3 millones de refugiados/as sirios/as en los países vecinos y 4,25 millones de desplazados/as dentro del país, la mitad de los cuales son niños/as.

Fuente: Informe anual de 2012 del Secretario General de Naciones Unidas sobre menores y conflictos armados.

El cortometraje “Aquel no era yo” de Esteban Crespo muestra la cruda realidad de los niños y niñas soldado y lo que muy pocas veces vemos, sus secuelas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s